El uso corporativo de las redes sociales (1)

150 150 Prestigia

Muchas empresas empiezan a tener interés por aparecer en las principales redes sociales, conscientes de la gran repercusión que actualmente tienen. Con una semejanza a la publicación de Cristina, comparando la Obligación vs. Opción de tener un blog corporativo, la presencia en redes sociales no tendría que tomarse a la ligera, pues se expone libremente la imagen de la empresa.

Matt Hamm - Flickr

Matt Hamm - Flickr

Para empezar, en la mayoría de casos que sucede este dilema sobre estar o no estar en las redes sociales, se trata de casos en los que la empresa nació en el offline o bien, que su actividad principal parece alejada de Internet.

En estos casos, la clave reside en diferenciar la personalidad online de la original. Con un ejemplo se aprecia mucho mejor.

“Piscinas Pepito” lleva décadas construyendo piscinas por todo el país. Su cuota de mercado está bastante estancada, por lo que decide evolucionar gracias a Internet. De momento, en su plan estratégico, no contemplan modificar ningún aspecto de la Web, que es estática y meramente informativa, por cierto.

Las principales acciones previstas tienen relación con su presencia online. La mayoría de sus trabajadores, tienen cuentas en Facebook, Flickr y Twitter, por lo que el Director General piensa que sería buena idea crear el perfil de “Piscinas Pepito” en estas plataformas. Se crea un grupo de apoyo en Facebook y dos cuentas corporativas en Flickr y Twitter.

¿Esto es tener presencia online? Rotundamente no.

Como potencial cliente, no me aporta nada de valor, no me siento identificado y, comercialmente, dudo que me aporten inputs para forzarme a buscar más información al respecto.

Aunque se trate de un ejemplo, se empieza a intuir que muchas empresas siguen esta metodología, asociando la “presencia online” a crearse un perfil en alguna red social mediática. La personalidad de la empresa no puede traspasar a la red de este modo, hay que ir un paso más allá.

8 comentarios
  • Daniel

    Efectivamente, existen muchas empresas que creen que tener un perfil en Facebook les va a aportar nuevos clientes. Facebook puede aportar muchas cosas, pero los usuarios de Facebook no entran allí para comprar piscinas o viajes, lo hacen para relacionarse con sus amigos, conocer nuevos y echarse unas risas. Como empresa puedes “ayudar” a la gente a divertirse e incluso aprender como se relaciona tu cliente objetivo, leer las críticas en redes sociales o Foros y aprender

  • Alex Morell

    Hola Daniel, gracias por tu comentario.

    Me gusta como acabas tu aportación: “ayudar” a la gente a divertirse…(A parte de aprender las relaciones del target, y estar atentos a las críticas, etc), creo que das en el clavo. La experiencia del usuario ante estos perfiles corporativos tiene que ser ante todo enriquecedora.

    En la segunda parte del post, se hará más hincapié en estos conceptos que mencionas, seguro 😉

  • carlos velilla

    Alex, me parece muy interesante el tema que tratas. Efectivamente, hay un gran número de empresas que han lanzado sus páginas o perfiles en Facebook y en otras redes, pero no tienen una estrategia comunicativa que resplade esa acción, y en muchos casos, se queda sin vida al cabo de un breve tiempo.
    Las organizaciones deben ofrecer cosas diferentes a través de las redes sociales, de acuerdo al target de cada una de ellas. Recientemente, los de Atrapalo han comenzado su andadura en Fotolog, para llegar al público más joven.
    Las redes sociales deben ser una plataforma donde poder conversar con clientes, proveedores, empleados y personas interesadas en la marca. Y para ello hay que tener una estrategia.
    Espero la segunda parte del post

  • Alex Morell

    Hola Carlos, Gracias por pasarte.

    Me gustaría contestarte el comentario con algunos temas (pero mañana, el post quedaría muy corto 😉 )

    Mañana tienes la segunda parte. ¡Saludos!

  • Jorge Mira

    Álex, me encanta el post. Abogo derechos de autor, pues el ejemplo que pones (piscinas) es un caso real que conoció este servidor y que te comentó, seguramente, en una reunión o similar 😉

    Más aún, a la dicha empresa de piscinas la agencia X le ofrecía, por 60 Euros al mes, montarle un blog, montarle un perfil en facebook, enviar historietas con aplicaciones (3 al mes)…Muy mal, vamos. Una forma de prostituir -por parte de esa “agencia”- el auténtico sentido de las redes sociales, dónde es posible que pueda hacerse publicidad efectiva, o utilizarlas a modo de usuarios comerciales…pero no siempre ni en todos los casos. Por decoro profesional y por estilo de la casa, me abstengo de nombrar a la agencia en cuestión.

    La propuesta era ideal para quemar la marca y perder un poco el tiempo. El dinero, lo de menos. Me pesa más el coste de oportunidad de no llevar a cabo un plan efectivo y adecuado, en este caso, a la empresa de las piscinas. Y, dos, me pesa más el coste real de asociar tu marca a la típica empresa “pesada” que spamea constantemente con contenidos no interesantes.

    Queremos segunda parte.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.