NetDay Barcelona con Pep Torres

150 150 Prestigia

[Por Núria Prats]

El pasado 24 de Enero pude asistir al primer NetDay del año, impartido en el “Almogàvers Business Factory” de Barcelona. Un edificio muy moderno y un pelín peculiar, pero muy adecuado para que Pep Torres nos diera un ejemplo de cómo ser un buen emprendedor.

Aunque también es conocido por sus apariciones en varios programas de televisión, su fama le viene principalmente por ser el fundador y director del Museu d’idees i invents de Barcelona (MIBA). Su proyecto nació hace 15 años, pero pudo hacerlo realidad hace muy poco. Las dificultades económicas no le impidieron llevar a cabo su proyecto y  su ilusión. Nos contó cómo pudo hacer frente a la negativa de los bancos para seguir adelante. Nos enseñó que, si realmente tienes ilusión por algo debes luchar por ello. Nadie dice que el camino sea fácil. Puedes triunfar o fracasar, pero la satisfacción por intentarlo ya vale la pena.

En un momento de su discurso mencionó que sin su equipo no lo hubiera logrado. “Necesitas que la gente que te rodea crea en tu proyecto y que lo haga con la misma ilusión que tu”. Algo con lo que me sentí especialmente identificada, pues Prestigia también está creciendo con un equipo pequeño y muy ilusionado.

El Miba nace, no como un negocio, sino como un espacio para cambiar el mundo. Pep quiere aportar un valor a la sociedad. Por ese motivo define el Miba como “una plataforma donde se recoge inspiración, motivación y conocimiento”.

En la entrada hay un periscopio donde te permite ver una pizca de lo que vamos a encontrar dentro del museo. Es puro marketing, motivar a la gente para que entre. Con lo poco que se ve por el periscopio no tienes suficiente.

Nos muestra una foto del tobogán. Con él quiere simular la vida de un emprendedor: da miedo lanzarse, la curva son las dificultades, y al final te preguntas ¿porqué lo he hecho?

En medio del museo podemos apreciar la frase “no tot està inventat”. Pep remarca que lo más importante del museo no es lo que has visto en él, sino qué vas a hacer cuando salgas. Ahora te toca ti. El Miba sirve como inspiración, hasta en los servicios (aseos) quiere motivarte para poner en práctica tus ideas, pues hay unos televisores donde se emiten gags protagonizados por “El Tricicle” para que nos lancemos sin miedo (a la aventura, no al WC ;))

Hay una parte del museo que está dedicada a los más pequeños, donde pueden dibjuar un invento, lo meten en una caja para entrar en el sorteo de los tres mejores inventos. Una oficina de patentes pagan a los ganadores la patente y una empresa les hace el prototipo. Ahora su proyecto es llevar estos inventos al extranjero. Son el futuro de nuestra sociedad.

Nos enseñó varios inventos que podemos encontrar en el museo. Nosotros nos quedamos con las chanclas sin tiras para que no te quede la marca del sol, la báscula que te dice como que famoso pesas (entre 20 y 30 kg.¡ los labios de Carmen de Mairena!) y el molde para hacer huevos cocidos cuadrados (así no se nos caen del plato).

Pep termina haciendo una reflexión: todo lo que tenemos a nuestro alrededor (una silla, una lámpara, un móvil, etc.) es porque alguien decidió hacerlo realidad. Todo lo que tenemos es fruto de qué alguien lo hizo.

Ahora el futuro está en nuestras manos, todo depende de lo que hagamos nosotros. Lo importante no es que voy hacer, sino ¡hacerlo! Iremos al Miba a buscar la inspiración.

 


1 comentario

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.