¿Cuáles son los apartados básicos en una Web de empresa?

Prestigia

Imagina que llega la hora de renovar la Web de tu empresa, tal y como comentamos en nuestro post anterior.

¿Y ahora qué? ¿Qué pongo en ella? ¿Qué debo transmitir a mis clientes? ¿Cómo organizamos el menú?

jagalcaide

ejemplo de web bien estructurada en el sector de calefacciones

No nos alteremos, ya que no hay una respuesta concreta a todas esas preguntas. Sin embargo, sí que puedes realizar varias acciones que te llevarán a descubrir qué es lo que tu web necesita. Vamos a verlas:

1. Hacer una lista de las webs de la competencia y analizarlas.

Este será siempre el primer punto. Sabes perfectamente quién es tu competencia, así que abre sus webs una por una y guárdatelas en marcadores para poder analizarlas y determinar qué transmiten y cómo lo transmiten. No querremos copiarlas, sino hacernos una idea de cómo está presente nuestro sector en el mundo online. Haz una selección de las mejores y busca similitudes entre ellas.

En nuestro sector, el del marketing online dirigido a empresas, las webs suelen tener éste formato en el menú principal:

Inicio – Quiénes somos – Clientes y casos de Éxito – Blog – Contacto

Utilizaremos entonces éstos apartados de ejemplo para hacernos preguntas acerca de lo que nosotros queremos mostrar en nuestra web:

2. Hacer otra lista, ésta vez de las prioridades respecto a lo que queremos transmitir a nuestros clientes para la página de Inicio.

Ahora, olvídate de lo que has analizado anteriormente y mírate el ombligo, en términos empresariales. ¿Cuáles son los puntos fuertes de tu empresa? ¿En qué se diferencia de las demás del sector? Eso es precisamente lo que tienes que transmitir al visitante en la parte superior de la homepage, la página de inicio.

3. Dedicar un apartado a explicar quiénes somos.

Cualquier cliente potencial, a no ser que seamos una empresa grande y ya conocida, querrá saber con quién está tratando. Para ello, utilizaremos un apartado en el que explicaremos qué hacemos exactamente, explicaremos la historia de la empresa sin extendernos demasiado y mostraremos las fotos y nombres de los integrantes de nuestro espectacular equipo humano, opcionalmente con una descripción de cada puesto desempeñado.

4. Mostrar pruebas de nuestro bien hacer: clientes y casos de éxito.

Si no acabamos de abrir la empresa, lo más seguro es que tengamos algunos clientes contentos con el trabajo que hemos hecho y que nos sintamos orgullosos de varios hitos pasados. Es hora entonces de ponerlos por escrito y transmitir a nuestro potencial comprador que sabemos cómo hacer bien las cosas y que otras personas han confiado y siguen confiando en nosotros.

5. Determinar si habrá alguien de la empresa encargado de actualizar el blog.

Antes de determinar este tercer punto tendríamos que preguntarnos: ¿Hasta que punto es necesario que tengamos un blog de empresa? ¿Nos hace falta para transmitir al cliente lo que hacemos? ¿Nos hace falta en términos de SEO para posicionar diversas palabras clave? ¿Nos hace falta porque tenemos ideas espectaculares que queremos compartir con el mundo? ¿O no nos hace falta para nada y será una pérdida de tiempo y energías?

6. Y que no falte el contacto…

No te interesa que alguien se haga un lío a la hora de contactarte, así que mantén éste apartado lo más estándar posible: formulario de contacto, número de teléfono, email y dirección física en caso de existir la misma.

Realmente no hace falta romperse la cabeza a la hora de determinar la estructura de nuestra página corporativa, sin embargo siempre es bueno acudir a empresas de desarrollo web que puedan aconsejarte correctamente dependiendo del sector en el que te muevas.

3 comentarios

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad

ShareThis

Servicio ShareThis de estadística de contenido compartido

_unam

Google Analytics

Servicio Google Analytics

_ga, _gid, _gat