Las nuevas redes sociales… ¿Valen la pena para mi empresa?

Prestigia

Facebook está en boca de todos.

Raro es quien no conoce Youtube, Twitter y LinkedIn.

Google +, a pesar de ser un fracaso, también suele estar presente.

¿Pero qué ocurre si hablamos de otros nombres como Vine, Snapchat, Instagram o Pinterest? Algunas de ellas no te suenan tanto, ¿verdad?

Y, sin embargo, hay millones de españoles presentes en cada una. ¿Esto significa millones de potenciales clientes esperándote?

las nuevas redes socialesNo, no vayamos tan rápido. Hace cuatro o cinco años todo tipo de empresas, movidas por el boom, abieron cuentas de Facebook y muchas de ellas desperdiciaron recursos, dinero y tiempo en crear páginas de fans que más tarde han sido cerradas o abandonadas al no verse su utilidad real ni su retorno de la inversión.

Y ahora no queremos tropezarnos dos veces en la misma piedra.

Antes que nada, veamos qué es y a quién está dirigida cada una de las cuatro redes sociales que hemos mencionado:

Snapchat – Es una aplicación móvil dedicada al envío de fotos que se “destruyen” entre uno y diez segundos después de haberlos leído.

Vine – Es una aplicación para iPhone que permite crear vídeos cortos de 6 segundos.

Instagram Es una app móvil que te permite añadir filtros a tus fotografías o vídeos y compartirlas con tus seguidores, además de seguir tu a otras personas.

Pinterest – Es una red social para compartir imágenes que permite a los usuarios crear y administrar, en tableros personales temáticos y colecciones de imágenes.

Mientras que Snapchat y Vine están siendo copadas por un público muy joven, los llamados early-adopters, Instagram y Pinterest ya han logrado expandirse al resto de la población.

Sin embargo todas ellas son muy nuevas (4 años a lo sumo) y muchas empresas han captado el potencial para acceder a una gran base de clientes sin tener los problemas de sobrecompetencia que ahora hay por ejemplo en Facebook, lugar en el que las compañías se “pegan” por aparecer en los timelines de los usuarios a base de talonario.

Sin especialización no hay resultados.

Las barreras de entrada para poder llamar la atención del público potencial no son pequeñas: hay que hacer un estudio previo y concienzudo de qué vamos a transmitir y cómo vamos a hacerlo, además de luego adquirir el know-how de la red social en cuestión e invertir mucho tiempo en crear poco a poco esa base de seguidores fieles.

Nada es sencillo en Internet. Anteriormente bastaba con tener un blog y saber escribir para destacar en un periodo no muy largo de tiempo y en cambio ahora para ver resultados hemos de invertir cantidades de dinero y tiempo nada despreciables.

Eso sí, el premio por llegar a ello puede ser muy jugoso: ¿Nuevos clientes fieles? ¿Una mejor imagen? ¿Sobrepasar a la competencia?

2 comentarios

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.