“Aunque tú no te preocupes de tu presencia digital, otros pueden estar hablando de ti en la Red”

1024 743 Prestigia

Esta semana entrevistamos a Cristina Aced, otra amiga de esta casa desde que en 2007 nos pusimos en marcha 🙂

Cristina es periodista y consultora de comunicación. Compagina su trabajo con la docencia; imparte formación en empresas (formación in company) y universidades como la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y la Universitat Pompeu Fabra (UPF). Además, ha dado conferencias en el Col·legi Oficial de Metges de Barcelona, DIRCOM Catalunya, la UOC, Dones d’Empresa, International Association of Business Communicators, AEMME…

Se define como una apasionada Internet y de las oportunidades que ofrece a nivel comunicativo. Escribe sobre ello en Blog-o-corp desde 2006 y ha publicado varios libros sobre el tema sobre comunicación y marketing digital.

Explícanos “quién es” y “qué hace” Cristina Aced en 4 líneas…

 Soy una periodista de formación enamorada de la comunicación, las relaciones públicas e Internet. Intento combinar esas tres pasiones en mi día a día profesional. Cuando no estoy tecleando, estoy leyendo 😉

Y luego me gusta compartir todo eso que leo y aprendo en mi blog y en mis clases. Parafraseando a Henry Jenkins (y adaptando un poco su cita): “si no se comparte, está muerto.”

¿Cuál es la principal diferencia entre “marca personal” y “reputación digital”? ¿Cómo nos ayuda cada una de ellas a dar visibilidad a nuestro negocio?

Son dos conceptos muy cercanos. La diferencia radica en que la marca personal depende de ti y la reputación depende de los demás. Bueno, en la reputación también influye lo que tú haces y dices de ti mismo, pero al final lo que cuenta es cómo perciben eso los demás. En resumen, podríamos decir que tu marca personal la construyes tú y tu reputación la construyen los demás.

Tanto la marca personal como la reputación son esenciales para dar a conocer nuestro negocio. Creo que todo profesional, trabaje por cuenta propia o ajena, debería trabajar su marca personal. Y, por supuesto, todo profesional y toda empresa o negocio debería gestionar su reputación (digital). Sobre todo porque, aunque tú no te preocupes de tu presencia digital, otros pueden estar hablando de ti en la Red: ¿prefieres saber qué dicen de ti y tomar la iniciativa, o hacer oídos sordos y dejarlo todo en manos de terceros?

'Aunque tú no te preocupes de tu presencia digital, otros pueden estar hablando de ti en la Red' Clic para tuitear

Acostumbras a decir que la clave de la marca personal es ser uno mismo. Pero, ¿cómo sabemos quién somos? ¿Nos puedes dar algunos consejos para descubrirlo?

Para saber quiénes somos es necesario un proceso de reflexión y autoconocimiento, que debería preceder todo plan de marca personal. Antes de lanzarte a dar a conocer tu marca, debes definir tu identidad: ¿Quién eres? ¿Qué atributos te definen? ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades? ¿Qué te hace único y te diferencia de la competencia? Y una vez tienes eso claro, también te has de plantearte qué quieres llegar a ser.

Sería el equivalente a definir la misión, visión y valores de una marca comercial, pero llevado al ámbito de la marca personal.

Afirmas que “cuando hablamos de reputación digital, nuestro objetivo debería ser que Google diga de nosotros lo que nosotros queremos.” ¿Qué ingredientes hacen falta para conseguirlo?

Eso sería lo ideal, sí, conseguir que Google diga de nosotros lo que queremos que diga. Y eso requiere trabajar, trabajar y trabajar. Tras la fase de autoconocimiento que comentábamos en la pregunta anterior, hay que definir el plan de comunicación de la marca personal: objetivos, públicos, canales, acciones y métricas.

Si definimos un buen plan estratégico y lo ejecutamos adecuadamente, midiendo y reajustando regularmente, deberíamos conseguir que cuando alguien teclea nuestro nombre en Google, saliera lo que nosotros queremos. Si lo logramos, significará que nuestro plan está funcionando .

La visibilidad que ofrece Internet a veces puede tener un lado negativo, en tu blog citas a Ben Mezrich, que dijo: “En Internet nada se hace a lápiz, todo se hace a boli” ¿Qué pasa si nos equivocamos? ¿Cómo afrontar una crisis de reputación?

Esa cita del libro Multimillonarios por accidente, una de las novelas en las que se basa la película “La red social”, es muy gráfica. Explica de forma muy sencilla que Internet no olvida. Es muy difícil eliminar el rastro de la Red. Si nos equivocamos, más allá de cómo gestionemos la situación (pedir perdón si es necesario, tomar medidas en el asunto, etc.) convendrá trabajar duro para eliminar esas menciones negativas de los resultados de búsqueda de nuestro nombre. Para eso habrá que generar contenido de valor capaz de desbancar esos resultados negativos, y eso no es fácil: requiere tiempo y dedicación.

Así que lo mejor es tener un buen plan de crisis preparado por si acaso (reactivo), pero sobre todo un buen plan de marca personal y presencia digital (proactivo): si tomamos las riendas de nuestra reputación digital, minimizaremos las posibilidades de sufrir una crisis y estaremos preparados si llega a producirse.

'Si tomamos las riendas de nuestra reputación digital minimizaremos una posible crisis' Clic para tuitear

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.