“Emprender es un camino de desarrollo personal”

902 898 Prestigia

Hoy traemos a Prestigia a otro gran amigo, Pablo Olóndriz. En su blog se define a sí mismo como “Ser Humano, Viajero y Escritor”. Nosotros añadimos algunas cosas más: emprendedor nato, conocedor de los entresijos del marketing online y una persona con la que compartimos siempre muy buenos ratos.

Con 29 años, Pablo ya ha escrito dos libros (“Vivir bien con 300 € al mes” y “Sin billete de vuelta”), vivido en 4 países y trabajado en varias empresas. Actualmente es co-fundador en Snail Music. Aunque es de Barcelona, decidió mudarse a Menorca , donde intuimos las ideas y el trabajo fluyen todavía mejor.

Explícanos “quién es” y “qué hace” Pablo Olóndriz en 4 líneas…

Primero, ¡gracias por darme la oportunidad de compartir con vosotros y con vuestros lectores!

Nada, como comentaba en mi blog, principalmente soy un ser humano a tiempo completo, sin mucha idea de lo que eso significa pero disfrutándolo siempre que puedo, aprendiendo de lo que ocurre en mi vida y viviéndolo de forma presente.

Actualmente lo que hago es sacar adelante un proyecto en el que creamos y vendemos por Internet música libre de derechos para ser utilizada en anuncios y vídeos, con la idea de hacerlo crecer con el tiempo y pasar a ayudar a otros artistas en el futuro.

¿Cuál ha sido tu mayor reto como emprendedor?

El mayor reto lo tengo ahora, que es pasar ese ‘desierto’ que viene muchas veces cuando ya llevas un buen tiempo con un proyecto, se ha desvanecido esa súper-motivación inicial y tienes que seguir trabajando lo mejor posible sin ver demasiados resultados pero confiando en que todo saldrá bien.

Creo que lo de emprender es un camino de desarrollo personal -al menos para mí lo es- y cada semana me encuentro con situaciones que me ponen a prueba y de las que puedo sacar muchas lecciones no solo profesionales, sino de vida, que me ayudan a saber estar más presente y vivirlo todo con una mayor gratitud.

'Emprender es un camino de desarrollo personal' afirma @pablo_olondriz Clic para tuitear

Afirmas que “el SEO es toda una ciencia mezclada con arte y estrategia”. ¿Nos puedes dar algún consejo para convertirnos en “artistas” del SEO?

El único consejo que puedo dar respecto al SEO es tratar siempre de verlo con una cierta distancia, de no preocuparse demasiado por todos los mini-detalles técnicos sino de tener una buena base y focalizarse siempre en ese 20% de trabajo que nos da el 80% de resultados.

Hay demasiada información contradictoria en Internet sobre el tema, por lo que hay que saber separar lo importante de lo que no lo es tanto.

Hoy en día una sola persona ya no puede saberlo todo dentro de este mundillo, ha evolucionado hasta convertirse en toda una industria, por lo que, o te especializas solo en un área (SEO on-page, código, escritura, link building, local SEO…) o haces como yo, que sé un poco de todo y mucho de nada, jajaja. Lo primero es ideal si vas a trabajar para alguien y lo segundo es más ideal si tu llamada es tener tu propio negocio.

Te defines como viajero… ¿Qué has aprendido viajando que hayas podido aplicar a tu faceta de emprendedor?

Lo mejor que me pasó al viajar es descubrir cómo quería vivir mi vida, ya que a partir de ahí pude realizar mentalmente una hoja de ruta profesional que se amoldara a ello.

Supe que quería poder viajar durante varios años con total libertad y sin complicaciones económicas y que para ello la mejor opción era emprender por Internet.

Por lo tanto acabó dándome no solamente una motivación temporal para montar mi propio negocio, sino un modo de vida: gracias al haber viajado, ahora, -después de 4 años- sigo emprendiendo a pesar de todas las dificultades y sin dejarlo como imposible, con un fuego interior que arde cada día y que me empuja hacia adelante.

'Lo mejor que me pasó al viajar es descubrir cómo quería vivir mi vida' Clic para tuitear

 En tus dos libros cuentas tu experiencia después de viajar solo durante 8 meses por el sudeste asiático. ¿Cuál ha sido el mayor aprendizaje de estos meses?

El mayor aprendizaje seguramente fue el poder estar en contacto con otras culturas que viven de forma diferente a nosotros, poder ver que los seres humanos funcionamos mediante creencias y que esas creencias pueden ser cambiadas o eliminadas para proporcionarnos una mayor flexibilidad respecto a cómo nos tomamos las cosas.

Por otro lado, también fue bueno el descubrir que realmente necesitaba muy poco para vivir, mucho menos de lo que tenía en casa y que podía adaptarme perfectamente a condiciones que en su día me hubiesen parecido ‘poco cómodas’ por decirlo finamente. Esto me ha ayudado posteriormente a quitarle dramatismo a las cosas y a adaptarme rápidamente a los entornos cambiantes.

¡Animo a viajar solo/a a cualquiera durante unos meses y experimentarlo, sin importar edad, sexo o profesión! Viajar, si sabes cómo, es más barato que vivir en una ciudad.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.