Qué hacer con Instagram y cómo sacarle rentabilidad a esta red social

1024 683 Prestigia

Hace tiempo que Instagram dejó de ser solo una vía para compartir fotografías customizadas con filtros. Con más de 400 millones de usuarios, esta red social se ha convertido en un canal que cada vez más empresas utilizan como vía para obtener mayor visibilidad de su negocio y comercializar sus productos.

Un tercio de las empresas de Estados Unidos estuvieron presentes en esta red social durante 2015. Las previsiones, según eMarketer, publicación especializada en Marketing digital, son que esta cifra aumentará hasta casi la mitad durante 2016. En septiembre de 2015 la publicidad llegó a Instagram en España y otros países, cuando llevaba ya alrededor de un años funcionando en Estados Unidos.

Hace tan sólo unos días Instagram anunció que durante los próximos meses cambiará su algoritmo, tal y como hiciera en su día Facebook o Twitter, hace tan sólo un mes. Si finalmente se efectúa el cambio tal y como estaba previsto -hace tan sólo unos días Instagram anunció vía Twitter que por el momento nada está cambiando– la línea de tiempo ya no se organizará de forma cronológica sino por aquello que supuestamente sea más relevante para el usuario en función de a quien siga.

Ante el nuevo cambio, cabe preguntarnos de qué forma afecta el mismo al uso que de esta red social hacemos para la difusión y promoción de nuestro negocio y cómo podemos contrarrestar algunos de sus efectos.

En primer lugar es importante analizar el rendimiento que tiene el contenido que compartes, cuáles tienen mejor aceptación y cuáles peor, qué hashtags obtienen mejores resultados o el número de fans. Existen varias herramientas, como Iconosquare, Simply Measured o Unionmetrics, para realizar un monitoreo de nuestra actividad en Instagram. Estas herramientas te permiten conocer el nivel de engagement con tus seguidores, a través de los comentarios que realizan a tus publicaciones; obtener información acerca de cuál es el mejor momento para publicar en Instagram, qué hashtags debes utilizar, qué tipo de post te interesa publicar más y cuáles deberías publicar menos o un análisis de tu comunidad, sabiendo quienes seguidos no te siguen o incluso usuarios que pueden ser posibles spammers.

Destacar entre la multitud es clave para captar la atención de tus usuarios. Una forma, sin recurrir a la publicidad, es personalizar tus publicaciones con plantillas predeterminadas, identificando tus imágenes con una marca de agua, utilizando elementos con los colores corporativos o eligiendo una disposición particular tus productos. De esta forma crearás un estilo propio que hará que tus seguidores reconozcan que esas publicaciones han sido creadas por ti.

Mambaball es una marca que comercializa un balón de fútbol hecho de poliuretano, utilizado principalmente por freestylers. Su presencia en Instagram se caracteriza por presentar un tono próximo al amarillo, en un 95% de las fotografías se incluye el balón y en ocasiones utilizan su imágenes para anunciar su web como en el ejemplo que incluimos a continuación.

Crear un hashtag para tu marca es otra buena seña de identidad. Esta acción puede ser muy útil para conducir conversaciones sociales sobre tu marca, la difusión de eventos o para animar a tus seguidores a que compartan imágenes de tus productos usando esta etiquetas. Además, si a esto le sumas una llamada a la acción puedes conseguir un mayor impacto de tu hashtag además de un mayor nivel de engagement con tus usuarios. Piensa en pedir a tus seguidores que etiqueten a sus amigos, que republiquen o que te den un like si les gusta tu producto.

Carita Bonita es una empresa oscense de ropa y complementos. Su lema es “bonitizando el mundo” y bajo el hashtag #decaritabonita aparecen imágenes emitidas por la propia marca pero también por aquellos clientes que visten una de sus prendas.

 

Como decíamos al principio, la publicidad ya lleva ya unos meses presente en España y quizás el cambio en el timeline de tus seguidores provocado por ese cambio de algoritmo sea una buena excusa para iniciarte con las publicaciones promocionadas. Debes tener una página de Facebook con una cuenta publicitaria que deberás sincronizar con tu cuenta de  Instagram para poder acceder al Power Editor desde donde crear y administrar tus anuncios.
Aunque Instagram ya admite la publicación de fotografías en diferentes formatos, sólo se permiten anuncios horizontales o en el formato clásico 1:1. Es recomendable utilizar el formato cuadrado, pues las previsualizaciones del perfil siguen manteniendo estas proporciones. Recuerda que, al igual que en Facebook, sólo se permite un 20% de texto en los anuncios, si superas este porcentaje te arriesgas a que tu anuncio no sea aprobado.

Por último, la llegada de la publicidad a Instagram hizo que la red social incluyera la posibilidad de incluir fotos en carrusel –hasta cuatro– y un aumento en el tiempo de los vídeos de hasta 30 segundos. Hace sólo un par de meses Instagram decidió probar a ampliar los anuncios hasta los 60 segundos, que también serán algo más caros. De momento está en pruebas y sólo Warner Bross y T-Mobile lanzarán campañas en este formato.

Todo es cuestión de tiempo que llegue al pequeño negocio.

¡Nos vemos en el próximo post de Prestigia!

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.