Jordi Goula analiza la crisis en una Jornada de debate ante 60 empresarios catalanes

150 150 Prestigia

Ante el pesimismo actual la jornada planteó unas medidas de urgencia para movilizar la economía.

Barcelona, 27 de febrero de 2008.- Mantener la austeridad y una buena gestión de los recursos, éstas son las conclusiones de la Jornada ‘Resistir a la crisis’ celebrada ayer por la mañana en San Cugat. El acto que contó con la participación de más de 60 empresarios de la zona del Vallés, fue organizado por Sanger Abogados y Asesores Tributarios, con las intervenciones de Antonio Sánchez Gervilla, Socio Director de la entidad, y del economista y analista económico de La Vanguardia, Jordi Goula.

Al inicio de la jornada, Antonio Sánchez Gervilla expuso las particularidades de la situación financiero-económica actual a nivel mundial y, particularmente en España, desde hace dos años. Durante su intervención, instó a tomar medidas, específicamente sobre tres variables:

1)    Gastos: promover la austeridad como actitud. Revisar el volumen de gastos que deban hacerse y determinar su importancia y necesidad, minimizar los gastos fijos y en lo posible, convertirlos a variables.
2)    Ingresos: trabajar en aumentarlos o bien mantenerlos pero no dejar que decrezcan, potenciar las redes comerciales que influirán en el nivel de ingresos, ser creativos y satisfacer al cliente.
3)    Tesorería: cuidar bien de ella y controlar y reducir la morosidad.

Acto seguido tomó la palabra el invitado de la jornada, el economista con 35 años de experiencia y analista económico, Jordi Goula. Con un discurso ameno y accesible, realizó un repaso de las principales características de la situación económico-financiera actual, los problemas aparejados y los grandes interrogantes que conlleva.

A lo largo de su exposición destacó cuatro importantes características de la crisis actual:

a)    La crisis es global. Los grandes bloques económicos (Estados Unidos, Europa y Japón) se encuentran en recesión, por lo que no existe actualmente un “motor” que pueda permitir el avance o movimiento de la maquinaria económica mundial.
b)    El núcleo u órgano vital de la economía se encuentra seriamente dañado: el sistema bancario.
c)    No existen referencias o modelos de solución a seguir, dado que la actual problemática es una situación sin precedentes. Ante la complejidad, diversidad y novedad de la realidad, se reacciona con medidas de corrección y solución que se aplican por primera vez. Por lo tanto se desconoce su efecto real y sus consecuencias sobre el sistema.
d)    La sociedad de la información en la que vivimos, se ha encargado de transmitir en directo tres eventos: La Guerra del Golfo, la Guerra de Irak y desde hace un año y medio, la crisis económico-financiera. Sin embargo, la transmisión se realiza sin conocimientos exhaustivos y de manera sensacionalista lo que se traduce en un grave resultado: el agotamiento psicológico de los estratos sociales ante la situación mundial y el pesimismo acerca de la situación local presente y futura.

Teniendo en cuenta que todo esto repercute directamente sobre el entorno financiero, el inmobiliario y sobre el porcentaje de morosidad, Goula pasó directamente a la exposición situaciones específicas que él se plantea y que considera clave para el tratamiento práctico de la realidad.

Según Goula, no sabemos si lo peor de la crisis ha pasado, aunque a nivel financiero parece que sí, los indicadores decrecientes en el nivel económico ratifican que aún no se vislumbra un cambio. Los países emisores de bonos generan devaluación del dinero e inflación, que pueden repercutir de manera muy negativa en un futuro cercano, por lo que dicha medida para generar liquidez puede ser contradictoria a lo que se pretende solucionar.

Además, también es importante tener en cuenta, afirmó el analista de La Vanguardia, que el precio y venta del petróleo ha sufrido de una especulación aterradora, registrándose en un año una baja del precio entre el 70% y 80%. Dicho descenso no es directamente proporcional a la disminución de la demanda, registrada en un rango del 4% y 5% durante el año 2008.

A todo ello hay que añadir el problema de liquidez en los bancos y el paro laboral.

A pesar de su experiencia, Jordi Goula no se ha atrevido a dictar una receta para poderse sobreponer a nivel empresarial a esta situación. Sin embargo, sí ha comentado algunas medidas urgentes que impactan en las actividades económicas diarias y que son totalmente necesarias: gestionar la morosidad de los pagos y el aumento de liquidez, cuidar la tesorería y considerar alternativas de negocio, así como reducir costes y maximizar el rendimiento de la red comercial.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En Prestigia Online S.L. utilizamos cookies de Google Analytics para realizar un análisis del tráfico web que recibimos y para analizar el comportamiento de los visitantes de nuestra web y cookies de ShareThis para tener estadística de contenido compartido. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra Política de cookies.