“Nos vemos en facebook”: por qué nos gustan (o no) las redes sociales

150 150 Jorge Mira

Ayer tuvimos la cena de promoción (Viaró, 1982-1994, promoción Zenit). La cena de los 15 años. Éxito de convocatoria. No los conté, pero debíamos ser una treintena de exalumnos. Tiene su gracia ver la evolución de unos mequetrefes de 18 años que hoy son hombres hechos y derechos, algunos ya casados y con hijos. Parecíamos serios y todo. Pero no lo somos, que nadie se engañe 😉

Lo cierto es que varios, aún sin vernos durante estos años, ya habíamos retomado el contacto por facebook. Sí, esa red social que tiene tantos fans como detractores. Yo estoy entre los primeros. Muchos amigos comentaban mi llamativa “adicción” a facebook y bromeaban con mi recurrente  “actualización de mi estado” (esa función  que te permite decir qué estás haciendo en cada momento). Y es que estamos ante algo realmente novedoso. Es un cambio brutal que, sin mediar palabra (verbal), puedas estar al corriente de que están haciendo algunos de tus amigos en este mismo minuto.

¿Y por qué gustan tanto las redes sociales, facebook, youtube, myspace, lastfm, tuenti….? Yo creo que por nuestra propia constitución. Ya lo decía Aristóteles: el hombre es un ser social por naturaleza. Nos gusta compartir, relacionarnos con nuestros amigos. Nada más y nada menos.

Dicho esto, las redes sociales son una herramienta más para relacionarnos con los demás. No tienen por qué gustar a todo el mundo. Se puede vivir perfectamente sin ellas. Aunque algunos vivimos mejor con ellas y, otros, quizás vivan peor.

Hablemos de los que viven peor. Internet, las redes sociales….:  como todo en la vida, se puede hacer un buen o mal uso. Pasa lo mismo con la televisión, las videoconsolas, el alcohol, los puros, las discotecas, el deporte, los coches, el móvil, la coca-cola….¿Son buenos? ¿Muy buenos? ¿muy malos? Depende del uso que hagas. O del abuso, pues hay usos que pueden ser perjudiciales. Ya se está hablando de las adicciones digitales, y en particular de la adicción a las redes sociales, como en su momento se hablaba de la adicción al Messenger.

¿Qué es una adicción? ¿Soy adicto porque uso mucho las redes sociales, o porque hablo mucho por teléfono, o porque me desplazo normalmente en coche?. Vamos a las fuentes. La RAE define la adicción como hábito de quien se deja dominar por el uso de alguna o algunas drogas tóxicas, o por la afición desmedida a ciertos juegos.

Por tanto, tienes un problema si las redes sociales, lejos de ser algo que se integra normalmente en tu vida, es algo que te domina y te impide hacer otras cosas, igualmente buenas necesarias: pienso por ejemplo en aquellos que, encerrados todo el día con su ordenador, nunca salen a tomarse una cerveza (o lo que sea) con sus amigos, a hacer deporte, a pasear, a irse “por ahí” de excursión, …Aquellos incapaces de emprender ningún trabajo serio porque necesitan constantemente distraerse. Aquellos que no ponen ningún interés en saludar a la panadera, a su vecino, que apenas hablan con su mujer/marido, que no cuidan a sus amigos…pero “coleccionan” ingentes cantidades de “amigos” en todo tipo de redes sociales. Es obvio que se pierden lo mejor de la vida y que, también, han perdido el norte.

Sin embargo, y sin entrar en porcentajes, creo que somos muchos los que convivimos de forma absolutamente natural con las redes sociales. Son parte de nuestro día a día. Más aún, las disfrutamos y mucho.  Y seguimos sorprendiendo a aquellos que las ven como un pegote o añadido artificial.

Termino con algunos puntos concretos, también a colación de los comentarios de algunos amigos que ví ayer:

Me metí en facebook y me harté al tercer día porque me cosían a emails: configura tu cuenta (“configuración”, arriba a la derecha) y bloquea todas las “notificaciones” a tu email.

Hay poca intimidad. Además, no me hace gracia que mi jefe sepa tanto de mi: configura tu cuenta (privacidad) y restringe la vista de tu perfil solo a tus amigos. Hay muchos niveles de privacidad, de ti depende lo que verán o no.

Puedes perder mucho el tiempo. Sí, como con cualquier cosa que te guste, sea el Marca o la tele. Ten pues claro por qué y para qué usas facebook y cuáles son sus tiempos en tu día a día o en tu semana.

A pesar de todas estas cosas, hay gente que aún así no estará cómoda en esta (u otra) red social. A éstos/as les recomiendo que no se metan o, que si ya están dentro, que se den de baja. ¿Qué sentido tiene estar en un sitio que nos incomoda? Se puede vivir perfectamente bien sin ellas. Son un medio (uno más) y no un fin.

Podríamos seguir con más temas, pero mejor lo dejo aquí. Ya me he alargado demasiado.

Sobre este tema, recomiendo el artículo de Alejo Buxeres (Facebook y tu privacidad) y el de Pedro Canela (Redes sociales: año 2015)

Jorge Mira

Apasionado de Internet desde sus inicios, aparqué el derecho para pasarme al mundo de la empresa y aprender bien cómo funciona desde dentro. En 2007 cumplí mi sueño emprendedor fundando Prestigia.

Todos los relatos por: Jorge Mira
14 comentarios
  • Manu

    Yo estoy de acuerdo contigo, Jorge. Las redes sociales son un instrumento que cada cual ha de usar según sus objetivos y sus ganas de exponerse a los demás.

    En mi caso, utilizo Facebook para hacer contactos profesionales interesantes, y para compartir y recibir información en forma de enlaces interesantes, comentarios, etc. Y me está yendo bastante bien, porque he entrado en una dinámica de aprendizaje permanente y de relación con personas que saben mucho de cosas que me interesan.

    Lo de cotillear en las fotos de los demás y todo eso también se da, pero no es mi caso al menos. Así que cada cual piense qué hace realmente allí y que provecho pretende sacar.

  • Luis Boza

    Jorge, me parece muy acertado lo que dices y coincido con tus apreciaciones. Lo importante es el dominio de sí y la utilización correcta de cada instrumento. Lo qque es clave también, como en todo es ayudar a los más jóvenes a saber actuar así con todo.

  • carlos velilla

    Hola Jorge,

    Me ha gustado mucho el post. Comparto al 100% tus tesis. Hay que saber cómo se debe usar cada red social, y son una herramienta genial para poder mantener el contacto con aquellas personas con las que hace tiempo que no te ves por diversos motivos.
    Mucha gente se cansa de las redes sociales porque no saben cómo configurar adecuadamente las privacidades. Una cosa me gustaría dejar clara: tu jefe no se entera de lo que haces si no le aceptas como “amigo” y tienes bien configurada la privacidad.
    Luis Boza apunta un elemento interesante, que ya hace un tiempo he detectado: el uso que hacen las generaciones más jóvenes (nacidos en los 90) de las redes sociales. Cuando estén en edad de trabajar, su perfil de Facebook va a contener varios años de historias, y quizá no todas sean muy positivas de cara a una búsqueda profesional. Además, el hecho de actuar en Internet les da una sensación de anonimato irreal, y hacen cosas que no se atreverían a hacer en la vida real. La educación es clave para que las usen adecuadamente.
    Un abrazo

  • Mónica

    Reconozco que al principio formaba parte del grupo de los detractores del facebook… prefería, como tú dices en el post, salir a tomarme una cerveza con mis amigos, hacer deporte, pasear, irme de excursión, …incluso pensé que debía darme de baja en el facebook porque, como también comentas, recibía multitud de e-mails.
    Ahora ya tengo configurada mi cuenta y he pasado a formar parte de los fans de facebook aunque … sigo prefiriendo tomar una buena taza de café en compañía de mis amigos ;)!

  • Arancha

    Hola Jorge,
    Estoy absolutamente de acuerdo con tu reflexión 🙂
    por eso, entre otras cosas, somos amigos (reales no virtuales).
    Efectivamente, si usas correctamente este medio, es un buen invento. Te permite estar en contacto con amigos (reales) a los que no puedes ver, por unos motivos u otros, con la asiduidad que te gustaría, ver cómo crecen sus hijos, si van de excursión, de boda, eso es sano 🙂 y bueno, la amistad es el mejor regalo que una persona te puede hacer: la confianza, el afecto y el poder compartir aficiones, conversaciones, inquietudes…eso es maravilloso…Y si este medio lo facilita, genial.
    Si como bien dices, se utiliza como mero entretenimiento, o para “coleccionar postales mal llamadas amigos”, y en lugar de desplazarte a la otra punta de Madrid y tomarte una caña con alguien a quien aprecias y te preocupe que tal vez esté pasando un mal momento, te ESCONDES en tu ordenador, te limitas a pasar de refilón por amistades o vidas de la gente y te cuesta, “salir de ti” y dedicar tu tiempo a estar fisicamente con los demás, pues si, me parece un mal uso del medio. Y en el fondo esconde un problema, un complejo, un egoismo, una falta de sensibilidad real con los demás…
    No se…Es como todo…un vaso de vino al día es sanísimo para el corazón, una botella al día te puede provocar cirrosis…y una tristeza de vida…
    En fin…allá cada uno…
    Yo me alegro de que exista Facebook 🙂
    Y como bien dices, al que no le guste, pues que no lo use, o que se de de baja ;-)No es obligatorio “estar” ni hacer una competición de “a ver quién tiene más amigos de Facebook” 🙂

  • Arancha

    Creo que no me he explicado bien…
    Si tienes tus “amigos reales” en Facebook, con los que chateas, comentas cosas de actualidad y ves como va su vida, luego quedas de vez en cuando (depende de donde vivan claro) y mantienes un contacto porque fuiste a su boda, fuiste compañero de trabajo, o fue el novio de tu amiga y queda una amistad, genial. Ojala pudiera yo ver y tomar cañas con todos mis amigos de Facebook, pero los que están casados y con niños es complicado, los que viven fuera de Madrid, más y los que se han ido al extranjero…complicado con mayúsculas 🙂
    Facebook te ayuda y sustituye un poco a la llamada de teléfono 🙂
    Pero si te pasas el día o la noche, chateando, mandando florecitas o tonterías, en lugar de trabajar o estudiar estás en Facebook, si te quita de tu tiempo de leer, de ir al cine, de ir al campo o de estar con tu familia, pues si lo veo mal…El contacto personal es importantísimo para mantener una amistad real. También está mal la gente que se crea falsas identidades…que se hace pasar por otros…en fin…que no somos tontos ningunos y si somos racionales, sabemos lo que está bien y lo que está mal.
    Quien es tu amigo de verdad y quien un “conocido”…quien te quiere y a quien simplemente le caes bien…
    Esta maquinita se supone que está hecha para personas adultas…y eso implica un buen uso y un comportamiento honesto en las redes sociales.
    El 95% de los pederastas sacan sus fotos de las redes sociales…”se supone que son adultos”…
    Tengo amigas que han salido con chicos que han conocido por este medio…eso tampoco está mal ¿no?
    Creo que si todos fueramos honestos y nos comportaramos correctamente, no tendría porque haber ese pánico que se está generando contra las redes sociales…
    Digo yo 🙂
    (Sorry por el rollo pero es que por trabajo he estado 2 meses haciendo un estudio sobre “Los menores e Internet” y estoy un poco influenciada por todo lo que he leído al respecto 🙂

  • Jordi Serra

    Cuanta verdad dices Jorge, lo que me ha gustado más han sido como justificas todos los argumentos contra Facebook. Que gran razón tienes cuando dices:

    Puedes perder mucho el tiempo. Sí, como con cualquier cosa que te guste, sea el Marca o la tele. Ten pues claro por qué y para qué usas facebook y cuáles son sus tiempos en tu día a día o en tu semana.

    Este blog es genial, el nivel de los posts sube cada día!

  • carlos velilla

    Hola Arancha,

    Muy interesantes tus reflexiones sobre los usos de las redes sociales y los peligros que existen, que también destacaba Jorge en el post.
    Has mencionado un estudio que has hecho sobre “Los menores e Internet”. Está disponible en algún lugar? Me gustaría poder echarle un vistazo

    Muchas gracias

  • victor diez retolaza

    Hola Jorge

    Me ha encantado el formato informal del blog, hay mucha creatividad detrás, enhorabuena.
    El tema que tratas es mas que preocupante,por un lado la herramienta es genial como medio de comunicacion pero en ese tren puede venir cualquier cosa, y a veces no lo puedes controlar. Como siempre la capacidad individual de discernir lo que es bueno y lo que no , es la única vía para poder utilizarlo de forma adecuada.
    Formación, educación, valores, autonomia de pensamiento,bateria propia para poderte sentar delante de una ventana como es tu laptop y mirar al mundo con el desparpajo y dominio de utilizar lo que sirve y de despreciar lo que no.

  • Arancha

    Hola Carlos,
    Gracias por tu interés, si he realizado durante 2 meses un estudio sobre “La inseguridad de las redes sociales para los menores”.
    Se va a publicar en la revista de los Colegios del CEU (Institución en la que trabajo) pero si quieres leerlo, te lo envío, a título personal, por e-mail.
    Las estadísticas que he manejado son tremendas, y el tema, reconozco que preocupante…
    Sobre todo para la gente que tiene hijos.
    Mi mail: arancha(arroba)sonreid.org

    Un abrazo,
    Arancha

  • Jorge Mira

    Jordi: el nivel de este blog sube con vosotros, es cosa de todos, y más en tu caso que ya eres Prestigia 😉

    Luís y Carlos: muy interesante lo que apuntáis. Sobre el uso que los jóvenes hacen de las redes sociales (y los menores-menores) hay mucho que decir. Cuántas ganas tengo de leer lo que Arancha dice que ha escrito. Arancha, espero nos traigas aquí el enlace a tu artículo cuando sea público 😉

    Carlos: absolutamente. Los cazatalentos, directores de RRHH y empresas en general cada vez investigan más los “antecedentes” de los candidatos en Internet.

    Víctor: eso es, educación / formación. Allí está el quid.

    Gracias a todos por vuestros comentarios!

  • Patricia

    Estoy a favor del facebook.
    A título personal, porque me gusta saber más cosas mediante fotos, vídeos, de lo que les gusta a la gente que tengo agregada, de forma interactiva, vamos que creo que responde a unas necesidades de los usuarios que están on-line.
    Me fascina, sobretodo por la forma instantánea de estar informada y ver reflejada la información en las diferentes pestañas de mi cuenta, de forma más o menos permanente.
    Admito que fui de las que era bastante reiticente por el hecho que eras un bicho raro si no tenías facebook. Y como la mayoría, me acabé apuntando al bombardeo ante la “presión”de conocidos y amigos.
    Lo que si es verdad, es que depende de cada uno, poner los límites de uso.

    Saludos a tod@s.

    Patricia

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.