¿Y si fuésemos coolhunters?

150 150 Prestigia

“Hacer Coolhunting es saber detectar precozmente la concurrencia de determinados cambios en la esfera social que pueden suponer nuevas necesidades de los consumidores… Estos cambios se manifiestan por lo general de manera silenciosa, tanto a nivel social como en los patrones de consumo, pero no a voces, sino en susurros. La misión principal del coolhunting es proveer información válida y relevante sobre innovaciones y tendencias que pueden tener un impacto positivo (oportunidades), o negativo (amenanzas), sobfe el negocio actual o potencial de la organización.”

Extracto del libro Coolhunting: El arte y la ciencia de descifrar tendencias. Conozca hoy lo que sus clientes demandarán mañana, de Víctor Alejandro Gil Mártil.

Tendencias y Coolhunters

Me gustó leer Coolhunting de Víctor Gil por varias razones, entre ellas:

  • Permite una lectura ágil.
  • Las explicaciones son muy claras y progresivas.
  • No se presenta la actividad como algo perfecto o infalible, y de hecho el mismo Víctor se declara abiertamente escéptico de las posibilidades predictivas del coolhunting. Cita a  Peter Drucker, quien afirma que “la mejor forma de predecir el futuro es creándolo tú mismo“.
  • Nos hace entender que la disciplina de coolhunting no está asociada única y exclusivamente a la moda y tampoco unida sólo a las grandes marcas o grandes multinacionales.
  • Los ejemplos son concretos y representativos, lo que permite al amateur entrar en la “coolhunting wave” en modo “smooth“. La  promesa que no fue, de Second Life, sobrepasada por el ruido mediático, o los apuntes sobre las chicas urbanas tejiendo labores de punto en lugares públicos, son dos casos que me gustaron particularmente en la explicación de su desarrollo.
  • La inclusión de herramientas online que permiten al coolhunter valerse de Internet, una incubadora de tendencias, para su observación y recopilación de información.

Además, otros aportes que me marcan especialmente:

-La forma accesible en que está planteado y que tiene gran conexión con noticias de actualidad , donde expresan cómo las empresas ya consideran necesaria la incorporación de coolhunters a su staff.

Víctor lo fundamenta, expresando en que se puede hacer coolhunting en cualquier sector, ya sea en business to business (B2B) o en business to customer (B2C), pues poco a poco se van demostrando las grandes oportunidades que surgen, simplemente exportando tendencias que han tenido éxito en otros sectores.

-La explicación del método que ha desarrollado en torno al Coolhunting, su CSI, es enfocado desde una analogía con el utilizado por la criminología, aunque con una diferencia fundamental: en esta última se parte de un crimen para llegar al criminal, en el coolhunting se investiga antes de que aparezca el cadáver. Puesto que la finalidad úlitma del coolhunting es descubrir, los objetivos de información no pueden acotarse de antemano: nunca se da del todo pro cerrada su recogida.

Y uno de los temas más apasionantes, es cómo las tendencias tienen fundamentados orígenes, lejos de originarse de manera caprichosa.

El fenómeno de la Web 2.0 no surge de la nada….. . La gente ha encontrado en muchos servicios 2.0, y en especial en las redes sociales, fórmulas para mitigar las consecuencias del individualismo extremo imperante… cabría destacar la soledad, la ausencia de referentes en los que basarse o la angustia que porduce el saber que estamos a los mandos de nuestro propio destino (el miedo a la libertad, a través de la cual E. Fromm explicaba el auge del nazismo). … Inicialmente, la Web 2.0 supuso una válvula de escape para estas tensiones provocadas por el individualismo, pero poco a poco está consiguiendo hacer que el péndulo de las tendencias se mueva en la dirección contraria, hacia el comunitarismo.”

Con algunas preguntas sobre temas puntuales, mi apreciación final es que este aporte teórico-práctico de Víctor Gil es muy útil y definitivamente sienta precedentes para una disciplina donde poco hay escrito, hasta ahora. Por lo menos para mí, que no había leído más que artículos sueltos al respecto.

Me pregunto si habrá estudios de coolhunting aplicados al turismo… .

5 comentarios

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.